LOS ENCANTS Y SUS SIETE TRASLADOS

SIETE TRASLADOS

 

De intentar explicar de forma simple el nacimiento y evolución del actual mercado de los Encantes, habrá que empezar diciendo que todo apunta a que en sus orígenes empezó en el siglo XIII bajo los claustros de la desaparecida Iglesia de Sant Jaume que en la época estaba situada, más o menos, donde hoy está la actual plaza de Sant Jaume, y por tanto muy próxima al Call judío.

Desaparecido el Call, a mediados del siglo XIV, pasan a instalarse en la recién inaugurada plaza Nova, sita junto a la Catedral de Barcelona, y unos años después, se les desplaza de nuevo, al  pasar a un espacio en la calle del Consulado, hoy del Consulado de Mar, junto a la Lonja y al actual Pla de Palau, llamada hoy Voltes dels Encants.

Unos cuantos siglos después, y con motivo de la Exposición Universal de 1888, el ayuntamiento barcelonés da orden de trasladarlo al recién construido Mercado de Sant Antoni, donde no tardará en unírsele la Fira de Bellcaire, repartiéndose también por la llamada Creu Cuberta, actualmente Avenida Mistral, lugares de donde serán sacados a causa de otra nueva exposición, en esta ocasión la Internacional de 1929.

Así, en 1928 los primeros encantistas irán a parar al llamado campo del Sidral, antigua finca agrícola denominada Albiana, situada más o menos en el centro de la actual Plaza de la Glorias, en aquel momento una especie de encrucijada donde convergían de forma caótica  caminos y vías férreas, espacio global que con el tiempo se convertirá en lo que hoy conocemos como plaza de la Glorias Catalanas.

Un año más tarde y dentro de la misma plaza se les obliga a desplazase al llamado Camp del Insecticida, afincándose junto a la pared de la empresa Antonio Caubet, afamada firma comercial de origen francés, dedicada en su caso a la fabricación de todo tipo de insecticidas, y más tarde a tostar café. Quedando repartidos a ambos lados de la calle Dos de Mayo.  

Lugar donde permanecerán inamovibles durante 85 años, hasta septiembre del 2013, momento en que cruzando la plaza, en dirección a Marina, se les instalara en el emplazamiento actual, al lado del Teatro Nacional,  que en su momento substituyó a la antigua harinera la Mercedes o a la vieja estación de Vías Nuevas, en lo que será su tercer emplazamiento en Glorias o el séptimo dentro de la ciudad, esperando y deseando que en este caso sea su último y definitivo viaje.

 

Antonio Gascón – Taller  d´Historia del Clot-Camp de l´Arpa